Ir al gimnasio: ¡el hábito si hace al monje!

En muchas ocasiones y en ciertas épocas del año, las personas se plantean ir al gimnasio para ponerse en forma, pero no siempre cumplen este objetivo.

Vamos a analizar algunos de los criterios importantes para que no te equivoques en la elección del gimnasio; sobre todo, evitar el que te organices para luego no ir, o dejarlo al poco tiempo.

¡El hábito si hace al monje!

Lo que quiere decir empezar a habituarse a un horario, eso se consigue con voluntad y disciplina. Para lo que es recomendable elegir un gimnasio que quede cerca del lugar a donde vives o del lugar a donde trabajas, debes revisar tu horario, para ver cuál de las dos cercanías te conviene más.

Plantearse no claudicar y no posponer.

Puede darse el caso de que las cosas de la vida se interpongan, sean situaciones o compromisos familiares o de trabajo que tienes que resolver, así para cumplir con esas cosas, claudicas y pospones; tu ilusión inicial de ir al gimnasio puede rápidamente agotarse.  No hay que agobiarse, pero si hay que ser firme. Que esa hora de ir al gimnasio se convierta en “intocable”, mantente fuerte y luego de tu práctica constante lograrás los resultados deseados, tanto en la salud física: bajas de peso, tonificas los músculos, tienes mayor resistencia; tanto como para la salud emocional.

Para persistir en la idea de ir al gimnasio, sigue estas recomendaciones:

  • Elige un gimnasio cerca de tu casa o de tu trabajo. Lo importante es que vayas. Por cada distancia adicional que tengas que recorrer para ir al gimnasio, más excusas tendrás luego para no ir.
  • Opta por un servicio acorde con tu presupuesto. Si eliges un gimnasio donde la cuota mensual es muy alta, tendrás tentaciones de dejarlo para recortar gastos.
  • El ambiente es muy importante. Tienes que sentirte a gusto en el gimnasio que elijas. Si te parece muy pequeño, o muy concurrido, o hay cualquier otra cosa que provoque que no te sientes totalmente a gusto, entonces deberías mirar otras opciones. Porque si no estás a gusto, pronto dejarás de ir.
  • En la mayoría de los establecimientos, existe la posibilidad de venir a probar el gimnasio una vez antes de decidirse a apuntarse. Y en muchos gimnasios, los inscritos pueden llevar a amigos gratis de vez en cuando. Aprovecha esa oportunidad y ve a probar sin compromiso. Podrás comparar varios centros y optar por el que más te guste.

Otros criterios muy importantes a la hora de elegir el gimnasio:

  • El horario: Idealmente, deberías poder ir a cualquier hora, sea temprano por la mañana o ya avanzada la noche. Depende de tu disponibilidad, si trabajas o estudias.
  • Clases y equipos: Lo ideal es un gimnasio con un amplio abanico de equipos de buena calidad, y que ofrezca también variedad de clases. De esa manera, podrás variar el entrenamiento, y descubrir lo que más te motiva y gusta.
  • Limpieza y ambiente: Evidentemente, quieres ir a un sitio donde la higiene es máxima, y donde las personas te tratan de una forma respetuosa y atenta; además de otros aspectos de ambiente como la decoración o la música.
  • El costo: Es lo más recomendable optar por un precio acorde con tus medios.
  • La permanencia: lo mejor es tener la opción de poder salir; revisa los planes en relación pecio/ días y otros beneficios que puedas encontrar.

Share your thoughts

Abrir chat
¿Necesitas más información?
Hola
¿Cómo podemos ayudarte?