El impacto del COVID en el tratamiento de enfermedades, la salud mental y la educación

Además de afectar directamente la salud de millones de personas en el mundo, la pandemia ha tenido muchas repercusiones en ámbitos como el tratamiento de otras enfermedades, la educación o la salud mental.

Un aumento de la ansiedad, depresión, problemas para dormir, incremento de consumo de alcohol, tabaco, drogas, sustancias y situaciones de violencia intrafamiliar, son el Impacto de la pandemia COVID-19 en la salud mental de la población.

Los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que alrededor del 20% al 70% de la población sufre depresión y ansiedad. Las mujeres, los jóvenes, las personas de bajos ingresos y las personas con problemas de salud mental preexistentes y los trabajadores de la salud, se encuentran entre los grupos más afectados.

Pobreza y educación infantil

Otro grupo que ha pagado un alto precio a causa de la pandemia son los niños y jóvenes. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reveló en marzo que los niños viven ahora una «nueva normalidad demoledora y distorsionada», y que el COVID-19 está haciendo retroceder prácticamente todos los indicadores de progreso relativos a la infancia.

Las tasas de pobreza infantil han aumentado a un 15% en los países en vías de desarrollo y se prevé que otros 140 millones de niños de estos países vivan por debajo del umbral de la pobreza.

En cuanto a la educación, los efectos fueron catastróficos. Un total de 168 millones de escolares en todo el mundo perdieron casi un año de clases desde el comienzo de la pandemia, y más de uno de cada tres no pudo acceder a la enseñanza a distancia.

El cierre de escuelas debe ser el último recurso, reiteró UNICEF por segundo año consecutivo. «La capacidad de los niños de leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas se ha deteriorado, y las habilidades que necesitan para salir adelante en la economía del siglo XXI han disminuido”, declaró la directora de UNICEF, Henrietta Fore.

UNICEF y la OMS emitieron recomendaciones para un regreso seguro a las aulas, como la inclusión del personal escolar en los planes nacionales de vacunación contra el coronavirus y la inmunización de todos los niños a partir de los 12 años.

Tratamiento de enfermedades

El diagnóstico y el tratamiento del cáncer ha sufrido gravemente las consecuencias en casi la mitad de los países; más de un millón de personas no han podido recibir la atención médica esencial contra la tuberculosis; el aumento de las desigualdades ha impedido a los habitantes de los países más pobres acceder a los servicios del VIH-SIDA; y la asistencia en materia de reproducción se ha visto alterada para millones de mujeres.

Las agencias de la ONU creen que, solo en el sur de Asia, las graves interrupciones en los servicios sanitarios debido a la pandemia del COVID-19 pueden haber provocado 239.000 muertes infantiles y maternas adicionales el año pasado; en Yemen el impacto es aún más terrible: una mujer muere en el parto cada dos horas.

Fuente: Noticias ONU

Abrir chat
¿Necesitas más información?
Hola
¿Cómo podemos ayudarte?